Submarinos privados, el último lujo para estar a la altura.

Los submarinos son la última expresión de la ostentación entre los multimillonarios, que se sonríen en los puertos más lujosos comparando los tamaños de sus buques.

 

Las grandes fortunas invierten en este tipo de embarcaciones porque les ofrece  la aventura y, sobre todo, la privacidad que les resulta casi imposible conseguir en otro lugares; pero también porque el valor de este tipo de complejos flotantes es difícil que se desprecie de cara al futuro. La mayoría de los dueños de este tipo de embarcaciones se inclinan por la compra de un superyate convencional.

 

Pensar en un submarino privado, es impensable en la mayoría de las personas, podría resultar una extravagancia propia de las películas de ciencia ficción. Este nicho de mercado lo preparó la firma austriaca de diseño, ingeniería y construcción de superyates Motion Code, que creó su exclusiva línea de submarinos privados Migaloo, ofreciendo el máximo lujo, tecnología más avanzada y una gran privacidad.

 

Pero los submarinos que disponen de piscinas, salas de cine, gimnasios, camarotes VIP y ventanas acristaladas para contemplar las profundidades del océano, son una atractiva posibilidad para unos pocos.

 

El Migaloo M7

Tiene una características que llaman la atención de la industria náutica. El camarote está ubicado en al zona de la proa de la nave y ocupa 3 niveles. El superior contempla una terraza exclusiva que se despliega a partir de un techo retráctil, que ofrece une spacio de cubierta privado. Mirando para el centro de la nave, la cubierta ofrece un helipuerto, además de un solárium con techos desplegables y una inédita piscina de 8 metros de largo, que se eleva al nivel de la superficie cuando el submarino se sumerge. Pero si esto fuese poco, el beach club de dos niveles cuenta con una zona techada, y las paredes se despliegan sobre el mar, para permitir el acceso directo al océano.

Aparte de la suite principal, ste submarino dispone de ocho camarotes VIP para invitados y de partes independientes para una amplia tripulación que incluyen camarotes, cocina, sala de máquinas, salas de navegación para el capitán, gimnasio para la tripulación y lavandería. También cuenta con salas de cine, gimnasio spa con jacuzzis, diversas salas de estar y comedores con bar. Por su potente sistema de iluminación instalados en los ventanales de la nave se puede apreciar el paisaje de las profundidades, teniendo una capacidad de descenso de hasta 240 metros.

El Migaloo M7

Llega a los 40 nudos de velocidad máxima sobre la línea de flotación y de 20 nudos una vez sumergido. Esto lo convierten en el mejor superyate de lujo con la exclusividad de ser sumergible. La última y más exclusiva manera de disfrutar de los océanos. Y todo a partir de unos 800 millones de dólares, millón arriba, millón abajo.

La industria de los submarinos es una industria en crecimiento, que cada vez ofrece más productos. Hoy en día no hay que pensar en ellos como aparatos claustrofóbicos, han cambiado mucho desde que holandés Cornelius Jacobszoon Drebbel construyó el primer submarino entre 1620 y 1624.

Compañías como U.S. Submarines, Ocean Submarine y Migaloo Private Submersible Yachts han diseñado virguerías civiles como el M7 de Migaloo que antes hemos descrito, un superyate sumergible de entre 225 y 283 metros de longitud.

El M7 es el ejemplo más extremo, y, seguramente, el más costoso que uno pueda comprar. Aún no se conoce quién ha podido comprarlo pero en el océano hay submarinos privados más pequeños que han sacado fabricantes como Triton Submarines (subsidiaria de U.S. Submarines), U-Boat Worx y Seamagine Hydrospace, entre otros. Cuestan alrededor de tres millones de euros y son más fáciles de manejar.

Pero uno de los últimos ejemplares que ha llegado al mercado es el que ha ideado conjuntamente Triton Submarines y la empresa automovilística Aston Martin, el Proyecto Neptune. 

Aston Martin, el Proyecto Neptune.

Ambas firmas, son consideradas de lujo en sendos sectores, iniciaron este joint venture en 2017. Según han anunciado, este submarino debe ser seguro, confiable y orfrecer a sus pasajeros una visibilidad de 360 grados.

 

Especificaciones técnicas

se podrá sumergir hasta profundidades de 500 metros con una capacidad para dos pasajeros y un piloto. Consigue una velocidad de hasta 5 nudos (9 km/h). Han prestado tanta atención a la hidrodinámica de la parte inferior como a las superficies visibles. Según los datos desvelados por la firma de Gaydon, este submarino podrá sumergirse hasta una profundidad de 500 metros y podrá alcanzar una velocidad de cinco nudos, unos 9,3 km/h. Donde más ha colaborado Aston Martin ha sido en el apartado estético. La marca admite que el mayor desafío en este proyecto fue, precisamente, el interior. » Donde todos los elementos del interior están instalados en una cabina abierta antes de que se instalen las puertas, todo lo que hay dentro del Project Neptune debe entrar por la escotilla superior y ensamblarse dentro de la esfera del casco.

 

Para más información sobre este tema no dudes en contactarnos en iluxenio@iluxenio.com .

 

iLuxenio, descubre la casa de tus sueños y constrúyela con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *