Bodegas de vino submarinas: vinos que envejecen bajo el mar

bodegas

Foto vía: La Vanguardia

Hoy os contamos cómo el mar es un excelente medio para el envejecimiento de los vinos. ¿No te lo crees? Te contamos cómo hay bodegas submarinas bajo el mar.

Además debemos destacar que este tipo de bodegas no perjudica para nada el medio ambiente.

¿Por qué se conservan tan bien los vinos en estas profundidades?

Las condiciones ofrecidas por el mar, para el óptimo envejecimiento de algunos tipos de vino son: la temperatura y la presión del agua, ya que son relativamente constantes; el movimiento del mar y la salinidad; así como la inexistencia de luz y ruido. También el mar proporciona menor presencia de oxígeno y crea un ambiente casi anaeróbico. Por otro lado, el hecho de que exista mucho menos densidad debería afectar también al vino, aunque aún no se ha descubierto de qué manera.

Gracias al conjunto de todos estos factores , el vino evoluciona muy lentamente y ofrece aromas secundarios y terciarios que predominan sobre los primarios, ofreciendo vinos frescos y jóvenes con un extraordinario punto de salinidad y “bouquet” mineral, con sabores intensos y notas distintas. Sus sabores serán más suaves y redondos, con mayor intensidad cromática y aromática.

¿De dónde nacen las bodegas submarinas?

La idea proviene de  antiguos descubrimientos de barcos hundidos con tesoros guardados en sus bodegas. Al encontrar esos magníficos barcos, repletos de objetos cotidianos aparecieron, cómo no, vinos submarinos protegidos del ruido a muchos metros de la superficie.

Otro dato interesante a comentar es que en 2010 se encontraron botellas de Champagne del siglo XVIII en la bodega de unos de estos barcos hundidos. El valor en subasta fue de 48.000€.

En los últimos años el “atesoramiento subacuático” de botellas ha revolucionado muchísimo la enología. De esta manera, en España están surgiendo cada vez más bodegas submarinas. Te mostramos algunas de ellas:

Crusoe Treasure

Esta es una de las primeras y más grande, es Crusoe Treasure. Está situada concretamente en la bahía de Plenzia, cerca de Bilbao y empezó en el 2013. Esta bodega “atesora” sus vinos en una concesión de 500 m2 en el mar Cantábrico.

También se saca negocio de este tipo de bodegas. En España importantísimas figuras el mundo de la alta cocina como los chefs Martín Berasategui, Eneko Atxa o Juan Mari Arzak apuestan por ellos incluyéndolos en sus cartas. Sin embargo, los principales compradores de las bodegas submarinas de Crusoe Treasure son países como China, Rusia, Emiratos Árabes Unidos y EE.UU, donde el vino subacuático tuvo buena acogida desde el inicio.

Bodegas y Viñedos Raúl Pérez

Otra de las bodegas submarinas que podemos encontrar en nuestro país se sitúa en Pontevedra. Se trata de las Bodegas y Viñedos Raúl Pérez, “Sketch”, Ría de Arousa. Para elaborar sus vinos sumergidos, los introducen en jaulas metálicas de 19 metros de profundidad. Así lo hacen con alrededor de 900 botellas que posteriormente venden a un precio de aproximadamente 35 euros.

bodegas

Bodegas Luis Pérez

Más en el sur, concretamente en la provincia de Cádiz, nos encontramos con las Bodegas Luis Pérez, “Garum Submarino”, entre Conil y Sancti Petri. Estas bodegas son pioneras llevando a cabo el proceso bajo el mar en Andalucía. A 12 metros de profundidad de las aguas del Atlántico se sumergen alrededor de 50 anáforas. Su precio ronda los 200 euros. Son vinos procedentes de barricas fabricadas en Jerez, mitad roble francés, mitad roble americano.

Bodegas Submarinas Vina Maris

En el Levante español están las Bodegas Submarinas Vina Maris de Enrique Mendoza. Estas bodegas alicatntinas van un paso más allá. No solo hacen envejecer el vino bajo el agua sino que ademá ofrecen una experiencia diferente para todo aquellos que quieran formar parte de ella. Si eres de los más atrevidos y te va el submarinismo, esta bodega te ofrece la oportunidad de bajar a las profundidades acompañado de buzos experimentados para ver en primera persona dónde se situan las botellas. Posteriormente, puedes degustar el vino en un barco. Al año esta bodega deja en el mar unas 10000 unidades en jaulas de acero. El precio del vino es de unos 50 euros.

Bodegas Palmera Castro y Magán

Y un lugar rodeado por el inmeso Océano Atlántico que no podría ser menos en la elaboración de vino submarino son las Islas Canarias. Allí,  están las bodegas Palmera Castro y Magán,  en el litoral oeste de la isla de Palma. El club de buceo de Cueva Bonita se dio cuenta de que tras seis meses de envejecimiento en el fondo del mar, el número de microorganismos y vida animal en los alrededores de la botella era cada vez mayor.  Usan material no contaminante como puede ser el cristal y el corcho natural. Sus cifras se elevan hasta las 90.000 de media por año, que venden a un precio de 85 euros.

Puedes contactar con nosotros en iluxenio@iluxenio.com.

iLuxenio, descubre la casa de tus sueños y constrúyela con nosotros.