Los privilegios de vivir en Sotogrande

Desde sus orígenes en los años 60, Sotogrande ha experimentado un notable crecimiento. Ha pasado de unas 50 mansiones iniciales a las 5000 que encontramos en la actualidad.  En este tiempo, no ha cambiado ni un ápice de su esencia. La urbanización es algo mucho más que eso, es un símbolo de lujo sin ostentación.

Sus villas de ensueño, sus playas, las posibilidades deportivas para la jet set… hacen que sea una opción  perfecta para disfrutar de calma y privacidad. Todo ello enmarcado en un espacio natural único y con un clima inmejorable. Al mismo tiempo posee una exclusiva oferta de ocio que nada tiene que envidiar a la popular vida social de su vecina Marbella.

La cifra de residentes dista bastante del total de turistas que acuden temporalmente a Sotogrande. Aún así, lo cierto es que cada vez aumenta más el número de personas que deciden quedarse. Este se eleva a casi 3.000 habitantes entre españoles y extranjeros. Para estos últimos, es un destino especialmente seductor gracias a su proximidad al aeropuerto de Gibraltar. Belgas y franceses encabezan el ranking de europeos en la zona que ya se abre fuertemente al mercado ruso.

¿Por qué es un lugar extraordinario para afincarse?

Sus instalaciones deportivas:

Si eres de los que no pueden vivir sin deporte, sus cinco campos de Golf te sorprenderán por su excelente calidad. El Real Club Valderrama, es el mejor de España e incluso está considerado el número uno del mundo. Aunque si tenemos que hablar de deporte el rey es, sin duda, el Polo. El complejo gaditano es el único lugar del país en el que se practica y no es raro convivir con turismo inglés de élite o con jugadores profesionales argentinos que frecuentan sus alrededores. El Torneo Internacional Land Rover es el evento más importante del año.

El encanto de sus playas:

La más extensa, que comparte nombre con la urbanización, comienza junto a la desembocadura del río Guadiaro. Esta alcanza los 5.450 metros. Su arena oscura y sus fantásticas vistas al Peñón de Gibraltar conforman un paisaje peculiar. Otra opción es la playa de Torreguadiaro donde son habituales las actividades deportivas y culturales al aire libre. Y si lo que buscas es un lugar virgen, la Playa de El Cabrero o Cala Sardina, es la elección adecuada.

 Viviendas de lujo:

Si algo distingue a la zona son las millonarias villas y apartamentos que podemos encontrar a lo largo de toda su extensión. Aquí descubrirás fincas VIP de miles de m2 con vistas al mar, piscinas climatizadas y todo tipo de placeres para que sus ocupantes sientan el máximo confort posible. Y si solo estás de paso, sus hoteles con amplias suites y spa no te dejarán indiferente.

Una gastronomía selecta:

Sotogrande te brinda la ocasión de acudir cuando quieras a clubes en primera línea de playa. El Cucurucho siempre ha sido un punto habitual para sus visitantes y ahora, transformado en el Beach Club Trocadero, cuenta con dos restaurantes con una decoración singular: uno de cocina Mediterránea y otro asiático que solo abre durante la temporada de verano. En un área exclusiva se encuentra también el Octógono y su restaurante Ovo, con una propuesta gourmet excelente para celebrar eventos. En la zona de Torreguadiaro destacan el Trasmallo de Agustino y el Chiringuito de Carrero.

La zona portuaria:

En pleno estrecho se encuentra un atractivo clave. Se trata del puerto deportivo, uno de los más hermosos de la costa española.

Podrás recorrer sus famosos canales a bordo de una embarcación, bien en competición o bien a modo de recreo. Cuenta con privilegiadas instalaciones destinadas al disfrute naval donde es posible montar en moto de agua, practicar buceo, ir al gimnasio. También, puedes pasarte por la tienda náutica e incluso cuenta con surtidores de carburante. Además dispone de más de 1300 atraques de entre los 6 y 70 metros de eslora.

Bosques y sol:

Pero, ¿qué sería de tantas comodidades si no pudiéramos gozar de un entorno natural excepcional? Los parajes verdes y boscosos contribuyen al relax y la desconexión de las grandes ciudades donde la contaminación está muy presente. La desembocadura del Guadiaro, conforma una reserva natural en la que es posible divisar una gran cantidad de aves. Además los delfines son frecuentes en sus playas.

El clima andaluz ofrece unos inviernos suaves y una gran cantidad de horas de sol al año. Pocos lugares pueden presumir de esto.

Aquí manda la tranquilidad sin dejar de lado el ocio. Un sitio ideal para socializar y desconectar.

Muchos de los que visitan Sotogrande deciden quedarse, ¿vas a ser tú el siguiente en sentir en primera persona todos estos privilegios?

Entra en iLuxenio y construye la casa de tus sueños para vivir en Sotogrande.

Para más información sobre este tema no dudes en contactarnos en iluxenio@iluxenio.com .

iLuxenio, referentes en la construcción exclusiva y sostenible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *